Quisiera que alguien me esperara en algun lugar

Leer a Anna Gavalda es siempre un soplo de aire fresco. Su lenguaje y su forma de escribir más cercana a la lengua oral que a la escrita le insufla credibilidad a unos personajes de ir por casa, aquellos que cualquiera podría tener por vecinos, amig@, familiar o compañero de trabajo.

Este libro se compone de doce relatos que en circunstancias normales se leen en dos o tres horas, y que a mí me ha llevado días, pero deseaba tener un par de minutos para sumergirme en estas historias que te dan la sensación que alguien te cuenta sentada a la mesa de una cafetería, con un buen te rojo, o café para quien lo prefiera. Cuando leí el consuelo ya tuve esa sensación de cercanía, de estar escuchando las confidencias de alguien mientras tomaba un café, y esa impresión se ha reforzado con cada obra de la autora francesa que he tenido en mis manos y que ha acabado convirtiéndola en una de mis autoras favoritas.

Los relatos son dispares entre sí, con personajes distintos, situaciones variopintas pero un tema común, el amor. Es como si la autora conjurara al más terrible de nuestros miedos, a ese fantasma que guardamos dentro del armario, la soledad, y nos llevara de la mano una conclusión: acompañado se está mejor y no se puede cerrar las puertas a los sentimientos y todo esto sin un resquicio de ñoñería y almibaramiento, proponiendo situaciones cotidianas que bien nos podían ocurrir a cualquiera de los que nos acercamos a sus relatos.

Quizás lo que más me ha sorprendido sea los finales de los relatos, siempre dan un giro inesperado para sorprender al lector y debo reconocer que conmigo ha funcionado, no me han parecido para nada previsibles. Sin embargo tengo que reconocer que me gusta más la Anna Gavalda de largos recorridos, cada vez que terminaba una historia me daba la sensación que me había sabido a poco, que esperaba mucho más y por supuesto más que esperarlo, lo deseaba. No obstante me parece una obra más que recomendable y eso que no me considero una lectora de relatos.

Es difícil destacar una entre todas estas historias y a fuer de sincera tampoco me apetece señalar solo una, aunque todas me han llegado por una u otra circunstancia voy a intentar seleccionar solo aquellas que han llamado más mi atención.

– Por ser una situación que nunca he vivido y que supongo que a estas alturas será muy difícil que se me presente,y por el giro que da al final que me dejo en estado de shock y que por supuesto no voy a revelar porque perdería encanto para un futuro lector, Pequeñas ocupaciones germanopardinas. En este relato un hombre y una mujer que no se conocen de nada coinciden en la calle e intercambian miradas… tras un breve dialogo quedan para cenar… el resultado se puede tildar de todo menos de previsible y se degusta con una sonrisa en los labios.

_ Permiso, narra la relación entre dos hermanos, el protagonista que lleva el peso de la historia se siente inferior ante la perfección de su hermano mayor, sin embargo en todas las situaciones destaca el mayor?, es tan dechado de virtudes como su hermano pequeño piensa? vale la pena descubrirlo.

_ El suceso del día. Cuando termine este relato creo que puse cara de tonta…. bufff no podía imaginar un final así. Anna Gavaldá enfrenta a un hombre con una decisión difícil, y el personaje para ponernos en situación redacta un informe que al principio resulta de lo más anodino, conforme avanza la lectura no sabes muy bien a donde te quiere llevar la autora hasta que nos da el golpe de gracia y nos lleva a descubrir que mantiene tan ansioso al protagonista y cual es la reacción de su mujer ¿Cual hubiera sido la tuya en tal circunstancia?

_ Durante años. El pasado siempre vuelve, no importa cuan profundo lo hayas enterrado, los esfuerzos que hayas hecho por desterrarlo, de una manera u otra reaparece en la vida. La realidad a veces supera la ficción aunque he de reconocer que esta está muy lograda.

_ Mención especial para El epilogo, en él la autora parece que cuenta su propia experiencia con el mundo editorial cuando intentó la publicación de este libro, y no adelanto nada más que a mi me ha gustado muchisimo…

Via: de tinta en vena: Quisiera que alguien me esperara en algun lugar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: