Sunshine Cleaning (Christine Jeffs, 2008)

Una película esta que vuelve a los trillados caminos de las familias desestructuradas, de personajes que caen de lleno dentro del esquema estadounidense del perdedor y con problemas de desorientación vital, eternas promesas de nada. Que diga es un género trillado, no significa que piensa que no se puedan hacer películas notables ambientadas en ese entorno.

Lo que quiero decir es que si uno de adentra por un camino muy transitado, y con películas realmente notables, para que la obra no caiga en el olvido necesita aportar ese algo más que la haga diferente. Esa es una de las carencias que en mi opinión, tiene esta cinta de la neozelandesa Christine Jeffs, y que cuenta con los mismos productores y alguno de los actores de la galardonada Pequeña Miss Sunshine.


Básicamente nos cuenta, con una cierta falta de pulso que lastra el resultado final, la historia de dos hermanas, una ex jefa de animadoras y de la que se esperaba que se casara con el capitán del equipo de fútbol del instituto y madre soltera, y su hermana que tiene en el alcohol, la marihuana, dos de los puntales de su vida. A las hermanas dan vida Amy Adams y Emily Blunt, cuyo trabajo actoral es lo mejor de la película de largo.

Ganándose la vida una como limpiadora y como camarera otra, al encontrarse en una encrucijada vital deciden fundar una empresa de limpieza de escenarios de crímenes, un mundo que desconocen totalmente, y que les llevará a recorrer un camino personal metafórico, de limpieza interior, de soltar algunos lastres vitales asentados en su infancia y adolescencia.


Una historia que va transcurriendo a medio camino entre la comedia y el drama, sin terminar de sacarnos una sonrisa clara ni emocionarnos de una manera especial, aunque al final uno no puede evitar sentir una cierta empatía con las protagonistas, pero todo se queda en medio de la levedad con la que va pasando el metraje de la película.

Los caminos de lo políticamente correcto por los que transita la película, no pueden más que desembocar en un final amable, con puertas abiertas a una esperanza que uno no se termina de creer del todo, por lo apacible que resulta muy acorde a la falta de aristas que tiene esta película.

Via: La vida no imita al arte: Sunshine Cleaning (Christine Jeffs, 2008)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: