El viaje del héroe de Harry Potter

30 de junio de 1997. Una fecha clave para el mundo editorial y, posteriormente, para el mundo cinematográfico. Fue la fecha en la que se editó el primer libro de una saga infantil que marcaría historia: Harry Potter y la piedra filosofal. Hasta nuestros días, a lo largo de 13 años, una nueva generación de lectores y espectadores ha ido creciendo a la par que nuestro mago protagonista, Harry Potter, ha ido aprobando cursos en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Durante estos 13 años, la nueva generación de lectores jóvenes (y no tan jóvenes) ha encontrado en Harry y su valentía un símbolo de referencia, un modo de actuar, unos valores con los que enfrentarse a la vida? en definitiva: un héroe. Es cierto que Harry Potter no ha sido el primer héroe de la historia. Antes que él ha habido numerosas figuras míticas y heroicas, provenientes la mayoría de la mitología griega. Pero también es cierto que Harry es, indiscutiblemente, una de las figuras culturales referentes del siglo XXI para muchos niños y adultos.

Decía Joseph Campbell en su libro El héroe de las mil caras, el mayor estudio jamás publicado (1949) sobre el héroe y la mitología, que ?desde que existe el hombre, en todos los tiempos y en cualquier circunstancia, los mitos han florecido y han sido la inspiración de toda actividad generada por el cuerpo o la mente humanas?. A lo largo de la historia, los hombres y mujeres, nuestros padres, nuestros abuelos y nuestros antepasados, todos ellos han contado relatos para compartir sus experiencias en el mundo, para explorar modos de superar los problemas que nos encontramos en el día a día o para intentar descubrir el profundo significado que se esconde en la vida diaria. Algunos de estos relatos, que vienen contándose y trasmitiéndose de generación en generación desde que el hombre desarrolló su capacidad de comunicarse mediante la palabra, han acabado transformándose en mitos, con el potencial de guiar e inspirar a aquellos que los han escuchado a lo largo de los tiempos.

Si estuviéramos jugando a un juego de mesa y nos pidieran que en menos de 30 segundos hiciésemos una lista mental de héroes, serían muchos los nombres que se nos vendrían a la cabeza: Hércules, Teseo, Aquiles, Ícaro, Superman, Spider-Man, Batman, Moisés, Sansón, Luke Skywalker, Frodo, Aragorn, Goku y un larguísimo etcétera. Podríamos preguntarnos qué tienen en común todos estos personajes ya que, aun viniendo de culturas y tiempos tan diferentes, todos han perdurado en el imaginario y en los corazones de la gente y han supuesto grandes éxitos de ventas, tanto en las librerías como en los cines. Harry Potter es el héroe actual para muchos jóvenes, es aquél que lucha mediante sus poderes contra las fuerzas del mal que reinan en el mundo de la magia y pretenden acabar con él y con los seres que le quieren. Pero, al igual que otros muchos héroes, Harry no está solo en este viaje, ya que ha contado con numerosos ayudantes que le han auxiliado en las numerosas pruebas y etapas que ha tenido que ir superando a lo largo de siete libros y ocho películas, una serie de etapas que otros héroes ya superaron en la antigüedad. Ahora podemos ver qué puntos guarda en común la obra de J. K. Rowling con la mitología del héroe.

El viaje de un héroe

Cuando Joseph Campbell sostuvo que todas las historias míticas se fundamentaban en un fondo común de imágenes y símbolos estaba haciendo referencia, en parte, al trabajo del psiquiatra Carl Jung y su teoría de los arquetipos. Él sostenía que en un cierto tipo de impulsos e instintos psicológicos se manifiestan a través de fantasías y revelan su presencia mediante temas simbólicos. Estas formas o imágenes se dan prácticamente en todo el mundo como constituyentes de mitos. A medida que los mitos emergen de la mente inconsciente en sueños y mitos, aparecen los arquetipos en forma de personajes (princesas, dragones, caballeros y hechiceros) que ayudan u obstaculizan al héroe en su camino hacia la verdad, la paz o la justicia. Aquello que hace el héroe, lo que dice, las aventuras en las que participa e incluso los lugares que visita como el castillo encantado, la montaña mágica o la cueva tenebrosa, todos son elementos que aparecen una y otra vez en mitos alrededor del mundo. En el corazón de estas historias suele esconderse un conflicto central entre dos conceptos opuestos, como el bien contra el mal (Orden del Fénix vs. Mortífagos) o la luz contra las tinieblas (Harry contra Voldemort). Cuando vemos desatarse este conflicto, descubrimos el germen del conocimiento que podrá ayudarnos a encontrarle sentido a nuestras vidas. La saga Harry Potter está concebida como una mezcla de la mitología griega y de todos los mitos medievales de brujas, hechiceros y caballeros armados, que son a su vez herederos de los griegos. Tal y como Campbell y otros estudiosos han demostrado, en la mayoría de los mitos existe una típica secuencia de acciones a realizar por el héroe.

El viaje del héroe de Campbell se puede descomponer en tres etapas: La Partida (o Separación), La Iniciación y El Regreso, también semejantes a los famosos tres actos de las obras de teatro y de las películas (presentación, nudo y desenlace). Cada etapa está compuesta por varias partes, que pueden estar presentes o no, y pueden variar su orden dependiendo de la encarnación del mito. Primero, el héroe se debe separar del mundo real u ordinario en el que vive, marcando el inicio de la historia. En el nuevo mundo, el héroe deberá superar una serie de pruebas y obstáculos para poder conseguir una iniciación en disciplinas extraordinarias. Finalmente, el héroe regresará para compartir con sus semejantes aquello que ha aprendido. Todo esto, dicho de una manera tan resumida, puede resultar algo confuso; pero deteniéndonos en las distintas etapas veremos que el camino de Harry no es muy diferente al de los héroes pasados ni al de los héroes que en un futuro vendrán.

La Partida: la casa de los Dursley

La primera fase del Viaje del Héroe es la denominada ?Mundo Ordinario?, el mundo normal del héroe antes de que la historia comience. Al igual que Neo se encontraba relativamente feliz en Matrix o que Luke Skywalker vivía sin preocupaciones siendo granjero en Tatooine, Harry Potter lleva una vida ordinaria en casa de sus tíos, los Dursley. Desafortunadamente, al igual que el resto de los héroes, esta vida no es la apropiada para un chico de su edad, de hecho sus tíos y su desagradable primo le maltratan por ser quien es. Pero esta fase del mito durará poco. La siguiente fase, crucial para nuestro héroe Harry, es ?Llamada a la aventura?. La historia comienza con el héroe recibiendo una llamada a su aventura, es el primer hecho de una cadena de sucesos que separarán al héroe de su hogar y su familia. Esta llamada puede perturbar su vida cotidiana. Harry es consciente de que no es un niño como otro cualquiera, puesto que a veces es capaz de hacer cosas inimaginables, es capaz de hablar con serpientes? es capaz de hacer magia, en definitiva. Un día, miles de cartas comienzan a entrar por el buzón para llamar a Harry a esta aventura, para comunicarle que su sitio se encuentra en Hogwarts. Al igual que los androides de Star Wars llevaban el mensaje a Luke, en nuestro caso son los cientos de lechuzas quienes llevan los mensajes.

Pero iniciar un viaje no puede resultar todo lo sencillo que uno desea. A veces, el héroe necesitará de una ?ayuda sobrenatural? para poder emprender la aventura. En nuestro caso, Harry se encuentra prisionero de los Dursley, quienes no le dejan escapar ni ir a Hogwarts. Al igual que en Star Wars Obi-Wan Kenobi era quien ayudaba a Luke, Morfeo ayudaba a Neo o incluso el conejo era quien ayudaba a Alicia en su país de las maravillas. En este caso todos hemos recordado ya quién es el primer ayudante de Harry: el grandullón Hagrid, quien con su moto encantada y con sus poderes derribará toda clase de muros y se llevará a Harry con él, ayudándole también a comprar sus primeros elementos mágicos: la varita del Sr. Ollivander y su lechuza Hedwig. Respecto a esto, a menudo el joven e inexperto héroe descubre en las primeras etapas de su aventura que no puede seguir adelante sin la ayuda de algún elemento sobrenatural, y es que sin las varitas -sus talismanes- los magos del mundo de Potter no pueden efectuar magia, y si alguno de los oponentes es capaz de desarmar al otro mediante un expelliarmus? está perdido.

El ?Cruce del Umbral? será la última fase de la partida de Harry. El umbral marca la división entre el mundo familiar y desconocido para el héroe. En Matrix es la sala donde Neo debe decidir entre la pastilla azul o roja, mientras que en Superman es la Fortaleza de la Soledad. En el mundo de Harry Potter, en cada entrega de la saga, esto ocurrirá en el Andén 9 y ¾, el último sitio que conecta el mundo de los muggles con el mundo mágico, el tren que Harry Potter coge cada curso para no volver atrás durante un año.

La Iniciación y el entrenamiento en Hogwarts

En el particular viaje de nuestro héroe, Harry Potter, al cruzar los muros de Hogwarts, el particular castillo encantado de la mitología adaptado a los nuevos tiempos, tendrá que superar varias pruebas y batallas, a su vez con numerosos compañeros, mentores y enemigos, de forma que nuestro héroe aprende las reglas del mundo especial. Esta fase es conocida como ?El Camino de las Pruebas?, que corresponde a la clásica escena del entrenamiento (en este caso, un entrenamiento que durará 7 entregas), donde el héroe se encuentra con el mundo desconocido y donde deberá superar una serie de pruebas que lo ayudarán a aumentar su nivel de conciencia. Es, sin embargo, la primera entrega la que mejor refleja el gran número de etapas por las que debe salir victorioso: su encuentro con el Trol en los lavabos para salvar a Hermione; el partido de Quidditch en el que consigue la victoria; su enfrentamiento con el perro de tres cabezas, que guarda la entrada para conseguir la piedra filosofal; el episodio de las raíces que apresan a él y a Ron y Hermione; aquél otro en el que debe encontrar la llave voladora que abre la puerta; la fatídica partida de ajedrez en la que Ron se sacrifica; todas estas etapas para llegar finalmente al encuentro con Voldemort.

A lo largo de esta serie de pruebas, los héroes cuentan con unos aliados que les ayudarán. La separación entre el bien y el mal es muy clara en el mundo de J. K. Rowling, la luz será quien ayude a Harry mientras que las tinieblas será quienes se opongan a él. Harry encontró en Hermione y Ron sus más fieles ayudantes y amigos, que a pesar de los roces continuos (generalmente por celos) siempre estarán ahí para ayudarle a superar todas sus pruebas. Harry también cuenta con un elenco de maestros, los profesores, quienes le enseñarán todas sus habilidades. Pero si hay un maestro que destaca sobre todos es, sin duda, Albus Dumbledore, el mago más poderoso, en el que pueden verse claramente las influencias mitológicas (su parecido con Merlín es incuestionable).

La fase del ?Acercamiento? es aquella en la que nuestro héroe sale victorioso o que tiene éxito durante las pruebas. Con cada prueba superada, Harry aprende algo que le será valioso para su destino final con Voldemort, serán lecciones que le enseñarán a madurar y a ser mejor mago que su contario.

Una de las fases cruciales de la aventura es la ?Prueba difícil? o ?traumática?, aquella en que la crisis es la más grande de la aventura, que es de vida o muerte. Excepto en El Prisionero de Azkaban, en todas las entregas de la saga la prueba definitiva de Harry ha sido un enfrentamiento final con Voldemort. A expensas de que en julio del 2011 se estrene la última entrega, de momento en todos los enfrentamientos Harry ha salido triunfante. Y esto nos conduce a la última fase de esta parte de la iniciación, que es la ?Recompensa?: el héroe se ha enfrentado a la muerte, se sobrepone a su miedo y ahora recibe una recompensa. En ocasiones, son mediante lecciones aprendidas o el descubrimiento de cosas sobre sus padres y su pasado, como puede ser la reconciliación con Sirius Black al final de Azkaban, pero el ejemplo más claro es que, en muchas de las entregas, es finalmente la casa de Gryffindor la que termina ganando la Copa de las Casas.

El camino de vuelta

Muchas veces, para regresar a casa el héroe antes debe morir y resucitar. Muchos han sido los enfrentamientos que han dejado a Harry malherido, como su encuentro con los Dementores, y éste ha tenido que recuperarse en la enfermería, un lugar donde nuestro héroe vuelve a nacer. Pero tras cada aventura, el héroe debe volver a su hogar, deberá volver a su mundo ordinario, en nuestro caso Harry deberá volver a Inglaterra a pasar el verano en casa de los Dursley, los únicos familiares que le quedan.

Sin lugar a dudas, Harry Potter ha conseguido por méritos propios elevarse al mismo nivel que muchos de los antiguos héroes mitológicos. Es más, más de uno querría una varita mágica hecha con pluma de Fénix para superar sus pruebas. El tiempo dirá si las generaciones futuras guardarán a este gran personaje en la tradición cultural, en alguien que haya vencido la barrera del tiempo y de las edades, alguien que acompañe a los jóvenes en sus viajes por la vida, ya sea mediante sus libros o sus películas. Pero seguro que en esos viajes, cuando ellos agarren los mapas, jurarán solemnemente que esto es una travesura.

Fuente: El viaje del héroe de Harry Potter | Giant Magazine

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: